miércoles, 6 de mayo de 2015

Tarot y Triadas en el Arbol de la Vida. Triadas Estructurales


Las 78 cartas del Tarot de Marsella tienen su correspondencia exacta con los elementos del Arbol de la Vida cabalístico, como hemos visto en El Tarot y El Arbol de laVida.

Tras ver las correspondencias entre los 22 senderos y los 22 Arcanos Mayores del Tarot, los Arcanos menores con sus diez números, que para cada palo suman 40, se corresponden a las diez sefirot y sus 4 Niveles de Manifestación:

Nivel de Manifestación

Elemento

Palo de la baraja
Atziluth  (Emanación)
Fuego
Bastos
Briáh  (Creación)
Agua
Copas
Yetziráh (Formación
Aire
Espadas
Assiáh (Acción)
Tierra
Oros

Cruz de Jerusalén

Nos quedarían por asignar las 16 figuras de corte: Rey, Reina, Caballero y Sota (o Valet) para completar los 78 naipes. Pues bien, la correspondencia con las 16 triadas del Arbol ya fue apuntada por Zév ben Shimón Halevi y desarrollada por Jaime Villarrubia en su obra Sefer Ha Neshamah. El Arbol de la Vida como diagrama se compone de 10 esferas, las Sefirot, y 22 líneas que unen dichas esferas entre sí: los llamados Senderos Subjetivos. Estos elementos constituyen los “32 senderos místicos de sabiduría…” citados en el Sepher Yetzirah, y tratados uno por uno en las entradas de este blog.

Las Triadas no son sino las figuras triangulares que se forman entre sefirot y senderos contigüos. Su importancia es esencial en el Arbol de la Vida Personal desarrollado por Jaime Villarrubia, pues muestra el modo en que interactúan las esferas y los senderos en la expresión de un derterminado aspecto de la vida.  Las esferas o sefirot representan el receptáculo, el continente, mientras que los senderos nos representan a nosotros. Son el contenido, nuestra propia energía. Y las triadas constituyen el escenario dónde se expresa esa interacción. Un bloqueo en una triada puede traducirse en el clásico círculo vicioso, en ese bucle en que a veces nos estancamos.

Las Triadas se clasifican en 3 grupos, según el Pilar del Arbol en que se sitúen:

En el Pilar Central o del Equilibrio: Triadas Estructurales
En el Pilar Derecho o de la Misericordia: Triadas Activas.
En el Pilar Izquierdo o del Rigor: Triadas pasivas.

Triadas EstructuralesTriadas ActivasTriadas Pasivas

A cada una de estas triadas le corresponde una figura de corte, teniendo en cuenta lo siguiente:

Todos los reyes se relacionan con el poder y la autoridad. También con la paternidad y la enseñanza. Les corresponden por ello aspectos de maestría, a la que han llegado después de superar múltiples pruebas.

Todas las reinas se corresponden con la protección, la maternidad, la sumisión y la palabra. Les corresponde realizar la evaluación del sujeto, a fin de comprobar si han pasado las pruebas pertinentes para alcanzar la maestría y el poder que conlleva.

Todos los caballeros re relacionan con la acción, el movimiento, el riesgo y lo desconocido. Les corresponde las acciones que como prácticas se requieren para pasar las pruebas que evaluarán las reinas. 

Todas sotas o valets hacen el papel de aprendices. Por su inexperiencia son dependientes de otras figuras que resultan modelos de aprendizaje, como el escudero lo es del caballero al que sirve. Representan los inicios de cualquier actividad.
Arbol de la Vida y Campos Externos

Las triadas se ven influenciadas por los campos externos con los que contactan. Los campos externos se delimitan básicamente por la Viga de la Individualidad y los pilares izquierdo y derecho del Arbol.


Triadas Estructurales

Las triadas estructurales son 6, y se agrupan en el Pilar Central del Arbol de la Vida, con los vértices izquierdo y derecho sobre las columnas izquierda y derecha respectivamente. Al ocupar la posición central, uno de sus lados es una de los 3 senderos horizontales o Vigas del Arbol. Asímismo son atravesadas por el Sendero de la Flecha, que transcurre sobre el Pilar Central del Arbol. Representan en conjunto fases de evolución de la Conciencia. Habiendo tratado este aspecto en Triadas y Evolución de la Conciencia aquí nos centraremos en las relaciones con los senderos y las figuras de corte y los aspectos psicológicos y prácticos.


Triada
Sefirot que une
Correspondencia
Triada de las Raíces
Rey de Bastos
Triada de la Fe
Rey de Copas
Triada de la Etica
Reina de Copas
Triada del Despertar
Reina de Bastos
Triada del Temple de Animo
Sota de Espadas
Triada de la Inserción en el Mundo
Sota de Oros

Triada de las Raíces

Sefirot: Kether, Jokmah, Binah
Senderos: 0 - El Loco, 1 – El Mago, 3 – La Emperatriz
Letras Hebreas:  ש  (Shin), א (Alef), ג (Guimmel)
Figura del Tarot:  Rey de Bastos.
La Triada de las Raíces representa los orígenes, los ancestros, lo que constituye en fin las raíces de una persona, incluyendo no solo los antepasados, sino también la cultura, la época y todo aquello a lo que el sujeto siente pertenecer. En su más alta expresión representa la divinidad que hay en nosotros, nuestra más alta esencia, la perfecta síntesis (Sendero 3) entre la creatividad (Sendero 1) y la entrega (Sendero 0 *), o entre la acción (Sendero 1) y la no acción (Sendero 0), que son precisamente los dos primeros hexagramas del I Ching: Creatividad y Quietud
La figura de la triada, el Rey de Bastos, representa maestría (por ser rey) en el plano espiritual, pues los bastos, como madera, dan lugar al fuego, que simboliza el Espíritu. 

Aspecto positivo: Búsqueda de la Verdad, Conexión con el Ser. 
Aspecto negativo: Excesivo apego a la familia, o la patria, o los valores tradicionales. 
Correspondencias en el mundo físico: En la casa, el tejado, la azotea, la buhardilla.

(*) El Sendero 22 se considera también como el sendero 0

Triada de la Fe

Sefirot: Jokmah, Binah, Tiferet
Senderos: 3 – La Emperatriz – 4  El Emperador, 6 – El Enamorado,
Letras Hebreas:  ג (Guimmel),ד  (Dalet), ו (Vav)
Figura del Tarot:  Rey de Copas
La Triada de la Fe comparte con la Triada de las Raíces el Sendero 3, que como Viga de la Espiritualidad representa la unión del Padre Divino (Jokmah) y la Madre Divina (Binah), cuyo fruto es el Hijo (Tiferet). La Fé puede entenderse como un sistema de creencias introyectado desde fuera, especialmente desde la propia familia, o como una actitud afirmativa nacida en nuestro interior. Antonio Blay la define como “La adhesión mental, afectiva y volitiva, incondicional, a lo que intuímos como realidad, como cierto”. 
El papel de la intuición, representado por el Sendero 2, La Sacerdotisa, que atraviesa dicha triada, es la clave de esta fé, junto con la propia autoestima, también relacionada con este sendero, pues si no creemos en nosotros mismos seremos fácil presa de creencias ajenas, ya que, de un modo u otro, el hombre no puede vivir sin creer. 
La figura que representa la triada es el Rey de Copas. El elemento agua y todos los líquidos, especialmente la sangre, están representados por esta figura en su aspecto de maestría. Es interesante reseñar que la sangre, considerada sagrada en muchas tradiciones, contiene el código genético del individuo, y que los lazos de sangre que nos atan a nuestra familia carnal deben ser transcenderse para formar lazos que nos unan a nuestra familia espiritual, la de aquellos que tienen nuestros mismos objetivos.

Aspecto positivo: Dar un SI incondicional a la vida, aceptando todas las experiencias que se presenten aunque no se comprenda en un primer momento su sentido, sobre todo si las juzgamos como negativas. Tener creencias que apunten en esa dirección.

Aspecto negativo: Creencias limitadoras impuestas desde fuera, sobre todo si utilizan la culpa. Fanatismo religioso, que llega incluso al exterminio de los “infieles”. Supersticiones y fe de tipo mágico que apunta a conseguir deseos o a aplacar a los dioses y muestra un estado evolutivo infantil y un escaso desarrollo de la razón (sendero 3). 

Correspondencias en el mundo físico: En el cuerpo, la parte inferior del rostro, desde los ojos hacía abajo. El cuello y el esternón. En la casa: techos interiores, lámparas, vigas. El espacio intermedio en las habitaciones. Las ventanas.


Triada de la Ética o de la Conciencia Moral

Sefirot: Jesed, Guevurah, Tiferet
Senderos: La Justicia – 9 El Ermitaño –  11 La Fuerza
Letras Hebreas:  ח (Jet), ט (Teth), כ (caf)
Figura del Tarot:  Reina de Copas
La Triada de la Etica tiene como límite superior la Viga de la Individualidad, que representa el Eje de polaridad bien-mal, o expansión-restricción, polos representados por las Sefirot de Jesed y Guevurah. La balanza de La Justicia debe encontrarse en perfecto equilibrio, pues ambas polaridades, constructiva y destructiva, son necesarias tanto el plano cósmico como en el personal. El reto en lo personal está en saber discernir cuándo y en qué medida algo nos es útil, y por ello conviene reforzarlo, o ya ha cumplido su papel, o al menos debe pasar a un plano secundario, y en consecuencia hay que eliminarlo o limitarlo. Este análisis se toma, lógicamente, en base a nuestro sistema de valores, y requiere de las cualidades representadas por los senderos que la delimitan: Prudencia (El Ermitaño), Justicia (La Justicia) y Fortaleza (La Fuerza). La cuarta virtud teologal, La Templanza, el Sendero 14, opera como “pié” de la “copa” que forma la triada.


La Triada de la Etica es la triada central del Arbol de la Vida, y de ella depende la expansión o contracción de todas las demás. Es la regente del Nivel de Manifestación conocido como Briáh, o Mundo de la Creación. Los tres colores básicos de las sefirot, azul, rojo y amarillo, son los colores de los que derivan todos los demás: rojo+amarillo: naranja (Hod), amarillo+azul: verde (Netzaj), rojo+azul: morado (Yesod). La figura que la representa, la Reina de Copas, subraya el carácter de cáliz de la triada, y más teniendo en cuenta que las reinas representan el aspecto yin o receptivo. El contenido es el fruto de la delicada alquimia que hay que operar para equilibrar las polaridades y los valores en conflicto, ya que de este receptáculo se deriva un gran poder creador que se manifestará tarde o temprano.

Aspecto positivo: Separar el trigo de la paja, discernimiento. Poner cada cosa en su justo lugar. Saber cuándo reforzar y cuando limitar algo, cuando ser severo o cuando mostrar misericordia. Encontrar un equilibrio entre distintas polaridades, comprendiendo que la dualidad funciona de modo analógico, no digital. No blanco o negro, sino una gama de grises. Tal y como la Ley de Polaridad manifiesta, la diferencia entre dos polaridades no es de naturaleza, sino de grado. 

Aspecto negativo: Un exceso de cualquiera de las dos polaridades se traduce en un desequilibrio que afecta a todo el Arbol. El análisis es incorrecto por un sistema de valores equivocado. Maniqueismo, que valora únicamente un aspecto y condena el opuesto.

Correspondencias en el mundo físico: En el cuerpo correspondería al triángulo que va desde ambos hombros hasta el corazón. Escotes, collares, colgantes. En la casa, todos los recipientes, especialmente las copas.

Triada de la Memoria o del Despertar

Sefirot: Tiferet, Netzaj, Hod
Senderos: 13  El Arcano sin Nombre – 15 El Diablo– 16 La Torre
Letras Hebreas: מ  (Mem),ס (Samaj), ע (Ayin)
Figura del Tarot:  Reina de Bastos
La Triada de la Memoria se encuentra limitada en su lado inferior por la Viga de la Personalidad, el Sendero 16 que es a su vez el límite superior de la Triada del Temple de Ánimo y la Triada de la Inserción en el Mundo. Las experiencias vividas y filtradas por la interacción entre lo mental (Hod) y lo emocional (Netzaj) construyen dinámicamente nuestra personalidad. El aprendizaje pasa por fases alternativas de recuerdo y olvido, relacionados ambos con el Sendero 15 y el Sendero 13 respectivamente. La memoria es un recurso esencial para el yo personal, y su ejercicio muy conveniente para evitar el envejecimiento, pero si no somos capaces de “soltar” los recuerdos que ya no son operativos para nuestro crecimiento, este lastre nos arrastrará a un estancamiento cuya única posible solución será una crisis violenta como la representada en el sendero de La Torre. La Triada es pues conflictiva, como a menudo lo es el aprendizaje de las pruebas que nos pone la vida, y más aún si se confronta lo aprendido y la escala de valores de la Triada de la Etica, también unida a Tiferet y simétrica respecto a ésta, pues muchas veces se descartará cualquier valor que entorpezca la consecución de un objetivo material o de prestigio. 
La figura que la representa, la Reina de Bastos, tiene los cabellos muy largos, simbolizando una buena memoria, memoria relacionada con el aspecto espiritual (bastos-> fuego-> espíritu). ¿Y qué es lo que debemos recordar ante todo? Nuestra verdadera esencia, que nos impulsará a emprender el camino de retorno a la Tierra Prometida. De ahí el nombre de Triada del Despertar, pues el objetivo del aprendizaje no es otro que ese: reconocer nuestra divinidad. 

Aspecto positivo: La memoria se utiliza como un recurso valioso en el aprendizaje para no tropezar dos veces en la misma piedra. El olvido también es un valioso recurso para no sobrecargar la memoria con recuerdos que nos fijan al pasado. Y en el sentido más elevado la memoria profundiza para recordar una sabiduría que ya está en nosotros. A este respecto recordemos el dicho según el cúal “La Cábala no se estudia, se recuerda”.

Aspecto negativo: El aprendizaje se bloquea por la incapacidad para recordar o para olvidar. Conflicto con la Triada de la Etica cuando la escala de valores no concuerda con el aprendizaje. Correspondencias en el mundo físico: El abdomen en su parte superior, desde el pecho hasta las caderas. El estómago (digerir las experiencias). Los cinturones.

Triada del Temple de Animo

Sefirot: Netzaj, Hod, Yesod
Senderos: 16 La Torre – 17 La Estrella – 19 El Sol
Letras Hebreas: ע (Ayin), פ (Pe), ק (kuf)
Figura del Tarot:  Sota de Espadas
La Triada del Temple de Animo comparte con la Triada de la Memoria la Viga de la Personalidad, el Sendero 16, y se encuentra además dentro de la Triada de Inserción en el Mundo, si bien no tiene contacto directo con el plano físico, representado por la sefirá de Malkut. El hecho de que esta triada, junto con la Triada de la Memoria, esté atravesada por el Sendero de La Templanza indica cual es su objetivo: templar el ánimo, que no es otra cosa que fortalecer la personalidad (Yesod) integrando los aspectos emocionales (Netzaj) y mentales (Hod) que se ponen en juego en las experiencias de la vida. Recordemos que nuestro vehículo al encarnar en el mundo no se limita al cuerpo físico, sino que necesitamos un yo maduro para poder dar el paso siguiente a la Triada de la Memoria, pues no puede considerarse adulta una persona que no ha buscado su propia identidad, separando ésta del rol social que le ha tocado representar. Y para afirmar ese yo a menudo tendrá que confrontarse con el grupo, lo cual requerirá fortaleza y valor, que son los ingredientes que conforman el temple. Como decía Nietzsche: “Lo que no me mata me hace más fuerte”. La figura que representa esta triada, la Sota de Espadas, subraya dos aspectos: el de principiante o aprendiz (las sotas) y el del aspecto mental (espadas -> aire -> mente). La sota debe ejercer de “centinela” identificando los contenidos internos de los que vienen de fuera. Estos contenidos pueden ser mentales: conceptos, creencias, o lo que ahora llaman memes, o emocionales, y ya sabemos que no hay nada tan contagioso como un estado emocional. Aprender, en fin, a separar lo que es nuestro de lo que no.

Aspecto positivo: Temple de ánimo que permite afrontar todas las experiencias necesarias para el propio crecimiento.

Aspecto negativo: Lo más negativo sería no atreverse a decir NO cuando es necesario, por el miedo a ser rechazado por los demás. Las víctimas de las llamadas personas tóxicas, e incluso de los llamados vampiros emocionales, así como los mimetizados con un determinado rol social.

Correspondencias en el mundo físico: La parte inferior del abdomen, desde las caderas hasta la zona genital.  El ombligo. El estómago. 


Triada de la Inserción en el Mundo

Sefirot: Netzaj, Hod, Malkut
Senderos: 16 La Torre – 18 La Luna – 20 El Juicio
Letras Hebreas: ע (Ayin),צ (Tzade),ר (resh)

Figura del Tarot: Sota de Oros
En la Triada de la Inserción en el Mundo se hace definitiva la “toma de tierra”, ya que al terminar en Malkut opera directamente sobre el plano físico. En este plano nos movemos con un vehículo no solo físico, el cuerpo, sino también mental-emocional, el ego o personalidad, representado por Yesod, sefirá que está dentro de la Triada, cuyo lado superior, el Sendero 16, comparte con la del Temple de Animo, subrayando el aprendizaje, que en este caso es de una índole más instintiva y concreta, y que en muchas ocasiones se traduce en ese dicho de “la letra con sangre entra”. El hecho de encarnar en un “cuerpo de dolor”, pues la experiencia vital no está nunca exenta de sufrimiento, es para el alma algo muy duro pero también necesario. El budismo afirma que es una gran oportunidad para la iluminación, que solo puede obtenerse como ser humano (por encima de los devas está el Buda, el hombre iluminado). Y para la Cábala es el medio para realizar el tikún, la misión sagrada cuyo propósito es reparar el desequilibrio cósmico que ha causado el exilio de la Shekinah, la Divinidad en su aspecto femenino, reconstruyendo así la Unidad perdida. De forma que no solo debemos considerarnos sagrados, como hijos de la Divinidad que somos, sino también auténticos caballeros jedi, pues se necesita mucho arrojo y mucha fe para aceptar el reto de venir a este mundo y cumplir la misión de nuestra alma.
La figura que representa esta triada, la Sota de Oros, sostiene con su mano derecha el disco de oro, el cual también aparece sobre el suelo, sobre la tierra, indicando que de aquí debe partir el aprendizaje, y subrayando que necesitamos una base firme sobre la que apoyar nuestros pies para poder desarrollar nuestro potencial en el mundo. 

Aspecto positivo: Decir SI a la vida y a las experiencias que se nos presenten, viéndolas como oportunidades de crecimiento. Apreciar lo que de bueno tiene estar encarnado, la vida puede ser muy hermosa y el mundo un auténtico paraíso si sabemos apreciarlo. Expresar nuestro potencial en acciones concretas, materializar nuestros dones, recordando la parábola de los talentos.

Aspecto negativo: Rechazo de todo lo material, considerándolo como opuesto a lo espiritual. Esta es la visión de los gnósticos cuando afirman que el mundo ha sido creado por un demiurgo. Negar, huir o resistirse a las pruebas que se nos presentan, quedándose colgado de lo que sea para no experimentar el dolor. Y, por supuesto, salirse por la puerta de atrás, quitarse la vida.

Correspondencias en el mundo físico: Los pies. Los zapatos. Las piernas. Cambios de casa o de lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario